La reestructuración de la deuda argentina: algunos antecedentes importantes de Ucrania y Uruguay

El próximo gobierno argentino debe enfrentar una situación de elevada complejidad en materia económica. Por un lado, la imperiosa necesidad de reactivar la economía genera presión a aumentar el déficit fiscal, mientras que la experiencia de Ucrania y Uruguay marcan que la reestructuración de la deuda derivó en la generación de importantes superávit primarios.

Otra vez surge la discusión impositiva en Argentina. ¿Y si esta vez bajamos los impuestos?

El presidente electo tiene un enorme desafío por delante. En materia tributaria una opción posible sería que conjuntamente con la reestructuración de la deuda y la definición de la política de gasto público, se discuta y defina una reforma de nuestro sistema tributario. 

El problema de fondo siempre es el déficit fiscal: entre 2016 y 2019 acumulará USD 112.300 millones

El gasto público requiere ser financiado. Se lo puede hacer con impuestos legislados, con impuesto inflacionario (vía emisión monetaria) o con endeudamiento. Concretamente, el déficit fiscal, que es la diferencia entre gastos e ingresos, cuando se financia con endeudamiento genera un aumento equivalente del stock de deuda del sector público.

En 2019 todo el déficit primario nacional se concentraría en diciembre: un gran desafío para el próximo presidente

Todo el déficit concentrado en diciembre verificaría una brecha fiscal primaria de alrededor de un punto del PIB, que expresado en pesos alcanzaría alrededor de $200 mil millones. El próximo gobierno deberá definir de arranque cómo financia este desequilibrio.

Carga tributaria y recaudación.Carga tributaria y recaudación.No siempre se mueven juntas. En 2019 la Recaudación tributaria total nacional caería ½ % del PIB

El desequilibrio entre gastos e ingresos del sector público es una enfermedad crónica argentina.